Utilizando la fórmula que dio muchos frutos en el pasado, en cintas como Lethal Weapon, Tango & Cash, 48 Hours y  Stakeout por mencionar algunas. Vimos en 1995 nacer un nuevo combo, con el nombre de Bad Boys.

La primer parte de esta saga,  fue la cinta debut de quien llegaría a ser uno de los directores de cine de acción más determinantes en el género, Michael Bay, así como la cinta que veía nacer la carrera de Will Smith.

Han pasado 17 años desde que vimos por última vez a Mike Lowery (Will Smith) y Marcus Burnett (Martin Lawrence) en acción. Dos policías con un talento nato para atrapar maleantes, dejando a su paso un nivel alto de destrucción. Para dimensionar la capacidad de este par,  esa última vez Mike y Marcus terminaron por destruir la mitad de Cuba solo para acabar con un narcotraficante de “éxtasis”.

Para esta última entrega, la cinta tiene el mismo planteamiento que sus predecesoras, trama que no vale la pena desmenuzar, ya que sabemos que no estamos aquí en búsqueda de una historia complicada, estamos aquí para ver a nuestros ya veteranos y cansados héroes en acción, haciendo lo que mejor saben hacer, que es crear una ola de destrucción masiva con tintes de humor espolvoreados a lo largo de dos horas… y es así como la debemos de medir.

Mike y Marcus ya no son jóvenes, ya no son rebeldes, ya no son ágiles, ya no ríen tanto, y al parecer… ya no son tan cool. Pero es con todo esto con lo que ahora juega esta entrega, hoy lo de menos es el nuevo villano de la saga, la dinámica de la cinta va a girar en torno a este choque generacional en donde nuestros Bad Boys deben asimilar que tal vez sea momento de dejar de destrozar Miami, tal vez sea momento de dejar que  este nuevo grupo “elite” que aparece en la cinta, lleno de talento joven sean sus nuevos compañeros, y sus herederos para proteger a su querida Miami.

Will Smith con todo su carisma intenta cargar con la cinta como siempre lo hizo en el pasado, pero ya se ve cansado. Martin Lawrence se ve muy muy cansado y hoy ya no parece ese compañero efectivo que alguna vez fue, ni destellos quedan de aquel accidentado pero explosivo Marcus. Ya no hay tanto humor como en el pasado, porque este se desvanece por momentos nostálgicos, como un momento a cargo  del querido Capitán Howard interpretado por última vez por Joe Pantoliano.

La cinta cumple como instrumento de nostalgia y diversión, pero ya no tiene esa frescura que alguna vez tuvo, llegó muy tarde el cierre de la saga y los niveles de destrucción que alguna vez caracterizó a Bad Boys, ahora ya sin Michael Bay se ven reducidos de manera considerable y es justo esa parte en donde se ve una diferencia abismal.

Para aquellos que significó algo Bad Boys, saldrán con una sonrisa nostálgica, porque son solo ellos los que saben que uno no deja a sus héroes de acción solos, no dejas a tus amigos a pesar de que el tiempo ya pasó, a pesar de que las explosiones ya no son tan grandes, de que las risas ya no son tan fuertes, porque solo ellos saben que “We ride together, we die together

Bad Boys for Life, EU, México, 2020

Dirigen: Adil El Arbi y Bilall Fallah

Guion: Chris Bremmer, Peter Craig, Joe Carnahan y George Gallo

Fotografía: Robrecht Heyvaert

Duración: 124 minutos

Por MGM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *