Harley Quinn…perdón, Margot Robbie… es todo carisma y talento…nada más.

Después de la aparición por primera vez en la pantalla grande de Harley Quinn en la cinta Suicide Squad (2016), Warner Bros y Margot Robbie rescatan al único personaje trascendente de esta cinta y lo traen de regreso en su primera aventura en solitario. Birds of Prey, es el nombre de la cinta que narra la historia de Harley Quinn después de lo sucedido en Suicide Squad.

Hoy Margot Robbie ya es una figura respetada dentro de la industria, y donde al paso del tiempo se ha llevado elogios y reconocimiento de la crítica especializada por diversos trabajos como Wolf of WallStreet (2013), Mary Queen of Scots (2018), I Tonya (2017) y recientemente en Bombshell (2019), y al parecer como cualquier estrella de su calibre, puede darse el lujo de realizar de vez en cuando proyectos como este.

Margot no solo es la protagonista, sino también la productora de esta cinta, lo que nos indica que siente cariño y respeto por el personaje, y está totalmente interesada en entregar un producto de calidad a la audiencia. Tal vez el problema radica en que el talento detrás de las cámaras, así como en el elenco que la rodea, no es suficiente para poder armar algo que sea medianamente rescatable.

La historia como se esperaba, es de lo más sencilla, y solo sirve de pretexto para poder mostrar todas las cualidades de Margot Robbie en pantalla, ya que podemos verla bailando, cantando, peleando y se come la pantalla cada cuadro por segundo, pero nada más… ni Mary Elizabeth Winstead que es la única que aporta algo cuando aparece a cuadro, ni Jurnee Smollett-Bell, ni la veterana Rosie Perez, ni el villano caricaturesco interpretado por Ewan McGregor ayudan a que la cinta pueda aspirar a trascender y a sobresalir por encima de la protagonista.

Margot se vuelve el peor enemigo de su propia cinta, por más que como espectador queremos darle oportunidad a la trama o a los personajes secundarios por sobresalir, es casi imposible, hay un punto a la mitad de la cinta en donde ya no tenemos claro hacia dónde quiere ir la historia, se convierte en una especie de compilado de escenas de acción sin sentido muy bien filmadas, que es lo menos que esperas de cintas de este presupuesto, pero hasta ahí, solo estamos viendo desfilar a Margot por diferentes locaciones en donde entre cada golpe, balazo, patada, hay gags que se vuelven predecibles y repetitivos, que son narrados plagiando la fórmula que ya habíamos visto en 2016 con Deadpool, por lo que ni siquiera aporta algo al género en términos de narrativa o estilo visual.

En la parte final, ya lo de menos es saber que sucederá en el desenlace, ya no nos importa a estas alturas… porque seguimos distraídos por todo el carisma y talento que despliega Margot, no nos preguntamos nunca qué fue del Guasón de Leto, no nos preguntamos en qué universo vive la historia, no nos preguntamos si logramos ver algún guiño a otros comics, no nos preguntamos si Harley tiene súper poderes, no nos preguntamos si todas las mujeres del elenco trascenderán …solo queremos seguir viendo a Margot y esa sonrisa que todo lo puede, queremos verla una y otra vez hacernos reír, siendo la gran actriz que es, porque eso fue lo que quisimos comprar y solo eso es lo que nos interesa, todo lo demás es solo el aderezo que hace que Birds of Prey parezca una cinta completa cuando no lo es.

Birds od Prey: And the Fantabulous Emancipation of the One Harley Queen, EU, UK, 2020

Dirige: Cathy Yan

Guion: Christina Hodson

Fotografía: Matthew Libatique

Duración: 109 minutos

Por MGM

Un comentario en «Birds of Prey | 2 Estrellas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *