Cómprame un revólver - Crítica - Boletito del Cine

Cómprame un Revolver. Retratos infantiles con voz de género.

A través de su personal historia, un pequeño grupo de niños proyecta de una forma sutil, todo lo que está mal en los campos desérticos del norte de México, aquel que colinda con su vecino del norte y que se funde en mares de balas y sangre por el tráfico de droga, un campo secuestrado por corruptos y traficantes.

Ese pequeño ecosistema de infantes es todo lo que necesitamos saber, esta no es una cinta con una visión macro de toda la pintura, es un reflejo aparentemente elemental pero poderoso, el destino de cada uno muestra el horror de la circunstancia. Huck es hija de un maltrecho cuidador de un estadio de béisbol frecuentado por mafiosos, cuya esposa e hija mayor se encuentran desaparecidas; Huck es el enfoque central de la historia, aceptando su realidad y cuestionando su destino, aquel que la acompaña literal, con una máscara y un grillete, ocultando su género y evitando el infortunio depredador hambriento de mujeres, “esta es una historia real” nos advierte con su inocente voz desde un inicio. Tom y Navel son sus compañeros de juego, al primero le cortaron un brazo, aparentemente por robar y cuya búsqueda, comparten sus amigos, y el segundo cuenta inclusive, a manera de anécdota heroica, su escape de una jaula en la que fue encarcelado, esos son sus testimonios, reflejos de voces en tierra de nadie y que buscan espejos entre las balas, reflejos de un futuro, un escape de este planeta cerrado, que se ha convertido México.

Cómprame un revólver - Crítica - Boletito del Cine

Esta es la realidad que nos regala Julio Hernández en su cinta, la de predadores que se miden por el tamaño del falo y el calibre de la pistola, exclusivamente masculino, violento y sediento, ocultando naturalmente su cobardía y vulnerabilidad, de imbéciles con complejo de dios que dirigen el destino de un país.

La tensión que crea a través de su atmosférica anécdota, es tajante y directa, señala la realidad que alcanza y oprime, de la que todos somos parte pero pocos quieren ver, la narrativa no da permiso a la negación, la situación de un país donde las mujeres han sido reprimidas, maltratadas, secuestradas, explotadas y asesinadas es vigente, un país donde su narcotraficante sistema condena lo que estúpidamente considera el pecado, un pecado del que la mitad de su población es culpable, el de ser mujer.

Cómprame un Revolver, México, Colombia 2018

Dirige: Julio Hernández Cordón

Guion: Julio Hernández Cordón

Fotografía: Nicolás Wong

Duración: 84 minutos

Por santi2099

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *