Laggies - Crítica - Boletito del Cine

Laggies nos dice que madurar no es actuar como adulto, es tener claro hacia donde vamos.

Laggies, de Lynn Shelton, es una cinta que cuenta la historia de Megan (Keira Knightley), una joven que cuenta con una buena preparación educativa, es inteligente, pero para su edad es inmadura ya que no está tomando ninguna decisión en su vida, simplemente ha dejado en pausa todas las variables que puede tomar para avanzar con su proceso, el cual obviamente está dictado por la sociedad, sus amigos, su pareja y su familia, pero a pesar de toda esta presión, ella sabe que lo mejor es oprimir el botón de “pausa” y vivir en la comodidad que la da esa opción.

Pero la vida no espera, y a Megan la vida le tiene preparado dos sucesos que la harán reflexionar si el seguir “en pausa” es lo mejor que puede hacer. El primero será el darse cuenta que su padre le es infiel a su madre, y el otro evento será, que su pareja está lista para formalizar su compromiso con ella y ya llegar al matrimonio, ambas cosas sucederán  en plena boda de una de sus mejores amigas.

Megan no se activará de inmediato, pero obviamente deberá tener una reacción ante esto, y su solución será, como lo ha sido siempre, escapar. Por lo que huye de su casa y deja a su pareja esperando una respuesta y en cuanto a su padre decide no decirle nada y mejor huir de cualquier encuentro que tenga con él, ya que para ella, lo más fácil será hacer creer a todos que irá a un curso de orientación vocacional y así darse un tiempo para saber cual será el siguiente paso.

Laggies - Crítica - Boletito del Cine

En su huida, conocerá a Annika (Chloë Grace Moretz) , una adolescente que de acuerdo a su edad, no tiene claro nada, y solo busca divertirse, así que ambas beberán, se divertirán e irán de parranda, y esto hace que ambas tengan a pesar de la diferencia de edades, un lazo fuerte y crearán una amistad que comienza por conveniencia pero al paso de los días se hará sincera.

En este periodo de fiesta Megan conocerá también al padre de Annika, Craig (Sam Rockwell), un abogado que no ve con buenos ojos al principio que un adulto esté en su casa y de parranda con su hija, no se ve “muy responsable”, pero él sabe que no es tan mala idea tener a alguien adulto con quien convivir por las noches, y es así como Megan también tendrá una relación con Craig, y al parecer todos ganan algo con esta visita inesperada.

Megan y Craig entablarán conversaciones que tanto le hacían falta a ella, y él está contento de poder relacionarse con una mujer adulta, como no lo hacía en mucho tiempo, y es aquí en donde Annika ya no ve a su amiga como al principio, ve cómo su amiga empieza a enamorarse de su padre.

Laggies - Crítica - Boletito del Cine

En algún punto Megan tendrá  que regresar a la vida que dejó “en pausa”, ella sabe que esto era momentáneo, y no es justo para su nuevo circulo social que ella siga con estas “vacaciones” sin decirles nada acerca de su pasado, esas situaciones la alcanzarán y no será sencillo definir cuando es el mejor momento de decirlo todo y regresar a poner orden en sus asuntos pendientes.

Laggies, nos demostrará que las edades ni las etapas de vida están definidas, no hay parámetros ni tiempos establecidos, no importa en qué momento sea, pero cuando llega ese destello de “claridad” en donde sientes que lo que estas haciendo es lo mejor para ti, debes seguir tu instinto, al final, llegarás a donde tienes y quieres llegar, sin contratiempos, pero con grandes momentos de diversión y reflexión en el camino.

Laggies, EU, 2014

Dirige: Lynn Shelton

Guion: Andrea Seigel

Fotografía: Benjamin Kasulke

Duración: 100 minutos

Por MGM

Un comentario en «Laggies | 3 Estrellas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *