The Savages - Crítica - Boletito del Cine

The Savages. La implacable naturaleza de envejecer y el humor que conlleva el trayecto a él.

Apenas con su segundo largometraje, Tamara Jenkins nos regala un filme independiente de familia fracturada, dos hermanos que tras vivir tiempo separados, tendrán que cruzar caminos, ya que de pronto estarán a cargo de su padre, quien sufre de demencia y ha quedo desamparado tras perder recientemente a su novia, un padre tiránico,con el que tuvieron un pasado fallido y a quien intentarán darle un futuro digno en sus últimos días.

The Savages - Crítica - Boletito del Cine

Los hermanos se destacan tanto fuera como dentro de la historia, Laura Linney y Philip Seymor Hoffman y que en el momento de su estreno, no contaban con el reconocimiento actual y en el caso de él, su status de leyenda y que ahora descansa en paz; son ellos quienes dan vida a esta pareja de casi cuarentones, con sueños cotidianos más frustrados que resueltos. Los dos lamentan su circunstancia, darle paradero al cuidado de su padre, pues de cierta forma, es un volver atrás que no ilumina su futuro, Wendy Savage se encuentra estancada entre proyectar su guion teatral, el cual ha sido rechazado en más de una ocasión, y una relación con un hombre casado, que funciona más como cómplice sexual que como compañero de vida, una posición que la tiene insatisfecha; y Jon Savage, envuelto en una investigación para un libro de nicho, que parece nadie pidió, ni nadie leerá, un obsesivo del orden desordenado y que aparenta fortaleza ante la deportación de su novia, pero que llora cada vez que le hace el desayuno. Ambas vidas son insuficientes, pero funcionan.

The Savages - Crítica - Boletito del Cine

Un lazo de sangre, que conforme el cuidado del padre requiere más atención y seriedad, va tomando intimidad, va revelando más que conversaciones, secretos, evidenciando la frustración propia sobre el status actual de sus situaciones, aquí la directora juega bien con estas circunstancias, casi todas carentes de emotividad más no de intensidad, una característica que se nota claramente heredada del padre a sus hijos, no hay abrazos o besos que consientan los lamentos, pero eso no evita que el corazón apriete, los sentimientos con claros y evidentes, sólo falta la expresión, muestra de esto es la escena donde la hermana, desde su ángulo postrado en cama, escucha como su hermano desde el baño, rompe con su novia liberando lágrimas que no conocía.

El subtexto aborda la comunicación entre lazos, el envejecimiento y la carga que representa, esa que desgarra el corazón que se marchita, así como de sus acompañantes, un retrato real que no es condescendiente con sus protagonistas pero tampoco es dramático, una cinta que revalora la importancia de reencontrarse, de reinventarse y hacer las pases con tu vulnerabilidad y fracaso, y sobre todo, de aceptar la ley más grande la vida, darnos cuenta que no somos inmortales, la vejez existe y la muerte también.

The Savages, EU, 2007

Dirige: Tamara Jenkins

Guion: Tamara Jenkins

Fotografía: W. Mott Hupfel III

Duración: 114 minutos

Por santi2099

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *